Cólicos del bebé: causas, síntomas y remedios para evitarlos

Cólicos del bebé

Se calcula que en torno al 20 % de los niños recién nacidos sufren los conocidos como cólicos del bebé o lactante. Si tu bebé llora de forma desconsolada, durante horas, y no sabes cómo conseguir apaciguarlo debes aprender a mantener la calma, evitar tu propio nerviosismo y poner en práctica todo tipo de consejos para satisfacer al recién nacido.

¿Qué son los cólicos del bebé?

En pediatría se explican los cólicos del lactante como la aparición de contracciones abdominales, que suelen acarrear cierto dolor en los recién nacidos. Por norma general, los cólicos suelen hacer acto de presencia a partir de la segunda semana de vida y se prolongan hasta que el bebé ha cumplido los tres meses.

Para saber si lo que tu bebé sufre son cólicos debes de prestar atención a los síntomas. Esta afección común suele darse en mayor medida a partir de las 18.00 horas y el llanto se prolonga durante bastante tiempo.

Se presentan como un llanto completamente inconsolable, que mantiene irritados a los niños, llegando a repercutir en sus padres, que no saben cómo conseguir que el pequeño deje de llorar. No obstante, no todos los bebés que lloran están sufriendo un cólico. A veces la explicación es mucho más sencilla.

Síntomas de los cólicos del lactante

Cuando un bebé padece cólicos, el llanto es incontrolable y tiende a aparecer por la tarde, prolongándose durante al menos dos horas. Visitar al pediatra en estos casos es importante, para eliminar la posibilidad de que el niño llore por otra enfermedad subyacente. Entre los síntomas más importantes de los cólicos podemos destacar los siguientes:

  • Llanto desconsolado durante más de dos horas.
  • El cólico comienza de forma abrupta hacia la mitad del día.
  • Al bebé le cuesta dormir de forma profunda.
  • Presencia de gases en el niño, que le cuesta muchísimo eliminar de manera natural.
  • Dificultad para relajar al bebé durante el momento de llanto.
  • Mientras llora se detecta fácilmente el nerviosismo del lactante porque se suele poner rojo y el llanto es extremo.
  • El abdomen está más duro de lo normal.
  • La irritación del niño es notable.
  • No existen problemas estomacales ni diarrea.

Causas de los cólicos infantiles

Pese a que se trata de una afección muy común entre los recién nacidos, las causas que posibilitan la aparición de estos cólicos no son del todo conocidas. No obstante, si tu hijo llora sin consuelo es probable que el cólico esté provocado por las siguientes situaciones:

  1. Intolerancia a algunos alimentos

En la primera etapa de la vida es muy complicado detectar las intolerancias alimentarias. El bebé solo puede expresarse a partir del llanto y si tiene molestias abdominales ocasionadas por la alimentación que recibe es posible que se deba a que es intolerante a algún componente de la leche.

El pediatra querrá descartar este motivo en primer lugar. Por lo tanto, si tu hijo se alimenta a partir de lactancia materna puede ser que te pida que lleves a cabo cambios significativos en tu dieta diaria.

 

leche de fórmula

En el caso de que el bebé sea alimentado a partir de leche de fórmula, el primer paso será cambiar el tipo de leche o la marca.

Si los cólicos del bebé no cesan con estos cambios será porque la causa no está en la alimentación.

  1. Gases del bebé

Tras la alimentación de los bebés en sus primeras etapas de vida es esencial que puedan eliminar los gases a través de eructos. Cuando existen cólicos y el niño llora sin cesar, es común que la acumulación de aire en su cuerpo sea mayor, aumentando además las complicaciones para expulsar los gases.

Una buena recomendación es recurrir a los biberones anticólicos, que puedes comprar en las tiendas especializadas en recién nacidos. Estos biberones incluyen una válvula de aire, que minimiza el vacío durante el proceso de alimentación infantil.

biberones anticólicos

  1. Dificultad en la digestión

La digestión del bebé también juega un papel fundamental en la aparición de cólicos. Diversos estudios demuestran que no todos los niños realizan sus digestiones de la misma forma, por lo que los alimentos que ingieren no se digieren igual.

Cambiar el tipo de leche que le damos a los bebés puede ser la solución a este problema. Además, recurrir a los probióticos es una alternativa estupenda para mejorar la digestión infantil.

Las causas de los cólicos del lactante pueden ser muchas. Por lo tanto, el mejor consejo es acudir siempre al pediatra, para que el profesional pueda valorar el estado de salud del niño en todo momento, descartando posibles enfermedades que nada tengan que ver con la presencia de un cólico en el bebé.

Remedios para los cólicos del bebé

Los cólicos del bebé no son una novedad actual, sino que han existido toda la vida. Las madres y los padres siempre han recurrido a remedios caseros, que han pasado de generación en generación, para aliviar los cólicos de los niños.

Con estos consejos puedes conseguir que tu bebé deje de llorar y se sienta más aliviado y relajado:

  • Gotas anticólicos: en la farmacia se pueden adquirir unos medicamentos infantiles para que los niños mejoren su calidad de vida cuando sufren cólicos. Este tipo de fármacos alivien el dolor producido por los gases del bebé.
  • Un suave masaje cuando el recién nacido llora sin consuelo le puede relajar muchísimo.
  • Los movimientos o los paseos en coche suelen ser una solución perfecta para que el niño deje de llorar.
  • Cambiar de posición al niño es bueno, ya que es posible que su malestar desparezca.
  • A veces un simple baño de agua templada es la solución para que el bebé se relaje.
  • Sacar los gases del bebé para reducir el cólico infantil.

Usar la clásica bolsa de agua tibia y colocarla en el estómago del bebé le puede aliviar muchísimo.

Primer baño del bebé – Todo lo que debes saber – Guía definitiva

como bañar un bebé paso a paso

¿Cuando se puede bañar un recién nacido? ¿Cómo lo haré sin que llore? ¿Que productos son los mejores? Descubre la respuesta a estas y otras dudas sobre el primer baño de tu bebé para disfrutar al máximo una de las experiencias más emotivas.

como bañar un bebé paso a paso

A continuación verás el proceso completo, desde cómo lavar a un bebé con cordón umbilical hasta el paso a paso cuando ya puedes sumergirlo en agua.

Tomate tu tiempo, lee cada punto con calma y te aseguramos que disfrutarás de bañar a tu niño o niña más de lo que imaginas.

 ¿Cuando se puede bañar a un recién nacido?

Esta es una de las dudas que más preocupa a madres primerizas, sin embargo la respuesta es bien fácil:

Puedes bañar a tu bebé por primera vez cuando pierda el cordón umbilical.

Asi evitas que esta zona tan delicada esté en contacto con demasiada humedad o dañarla con algún roce involuntario.

En sus primeros días no hará falta asear a tu bebé a diario, basta con limpiar sus manos y carita con un algodón húmedo, así como limpiar el área genital cuando cambies los pañales.

Puedes desinfectar la zona del cordón umbilical una vez al día con alcohol de 70º.

Por otro lado algunos niños tardan más en perder el cordón umbilical que otros. Si tu bebé tarda más de una semana, lo ideal es frotar su piel suavemente con una esponja húmeda, teniendo especial cuidado con llegar a cada pliegue de su cuerpo (cuello, axilas, ingles, rodillas, deditos de los pies…)

Después, muy importante secar todo su cuerpo con una toalla de algodón, además, para que tu pequeño no se enfríe, puedes lavarlo por zonas, empezando siempre por la parte superior.

¿Se puede bañar un bebé todos los días?

Durante su primer año de vida tu hijo no suda o se ensucia como un niño grande, por lo que no necesitas bañarlo a diario.

Algunos pediatras, dermatólogos y cosmetólogos barajan la teoría de que el aumento de dermatitis y pieles atópicas en bebé menores a un año pueden deberse a baños excesivos.

¿Por qué pasa esto?

La piel de niños y adultos tiene una barrera natural conocida como barrera hidrolipídica que, al retirarla por limpieza extrema, deja de hacer su función protectora contribuyendo a irritaciones e infecciones.

Hasta que tu hijo no cumpla su primer añito no se recomienda bañarlo más de tres veces por semana.

bañar a un recien nacido

¿Qué hora es la mejor?

Lo más importante es elegir un momento del día para bañarlo siempre a la misma hora, así tu bebé se acostumbra y vive más relajado.

  • Por la noche, antes de cenar le ayudará a identificar el baño como vuestro momento de relajación antes de dormir.
  • Por la mañana los espabila, cuando se convierte en un hábito les ayuda a identificar que el día ha llegado.
  • Después de comer no se recomienda, ya que estará haciendo la digestión y en sus primeros meses será común que duerma.

Cuando los bebés están malitos podemos ver pequeñas costras de moco secas alrededor de la nariz, para quitarlas moja un trocito de papel o pañuelito de tela y retíralas con cuidado. En estos casos no hace falta bañarlos por completo, solo limpiar la zona.

¿Que necesitas para bañar a tu bebé con seguridad?

Otra de las dudas que más quita el sueño a padres primerizos es como hacer para que su bebé no se resbale a la hora del baño, para ello, lo mejor es elegir bañeras que se adapten a su cuerpo, así no se podrá escurrir.

Bañeras

Existen distintos tipos y según tus necesidades y espacio te vendrá mejor un modelo u otro:

Mini-bañeras de plástico que se colocan en el baño y sirven hasta que cumpla varios años, puedes recostarlo para que esté cómodo mientras tu lo manejas con seguridad.
Hamacas o respaldos que se colocan dentro de la bañera para apoyar al bebé y ocupan poco espacio en casa.
Bañeras hinchables para bebés: ¿Recuerdas las piscinas hinchables que tanto aman los niños en verano? Estas bañeras son muy parecidas y tienen la ventaja de ocupar espacio solo mientras las usas.

Productos 100% seguros

¿Debe tu bebé usar champú? ¿Cual es el mejor jabón para su piel? ¿Cuándo puede empezar a usar
colonia?

Lo ideal es usar una gotita de jabón especial para bebés con PH neutro, muchas firmas se encargan de distribuirlo.

Por otro lado, para usar champú y colonia es mejor esperar varios meses ya que, algunos aromas en cosméticos pueden causar alergias.

En cuanto a la crema para el roce del pañal ¡Si! Puede empezar a usarla, siempre que el fabricante indique que es adecuada para recién nacidos.

La temperatura ideal para el baño del bebé

La temperatura del agua en invierno varía de 34º a 37°, mientras que la temperatura de la habitación se recomienda que ronde entre los 24° y 25°.

Para controlar mejor la temperatura recomendamos tener un termostato en el baño y un termómetro de agua, así te aseguras que todo está perfecto.

Cómo bañarle sin que llore

Una vez que el bebé pierda su cordón umbilical podrás sumergirlo en agua y realizar el primer baño en condiciones. Los primeros días será normal que llore al sumergirlo, siempre que respetes la temperatura y tu bebé esté sano (no tenga fiebre) es un acto reflejo normal, lo cual no quiere decir que no le guste el agua ya que le recuerda días atrás dentro de tu vientre. Con el tiempo se acostumbra, el llanto desaparece y disfrutáis juntos.

Algunos trucos:
Bañarle con tus manos refuerza vuestro vínculo afectivo y el bebé no se ve amenazado por objetos que para él son extraños.
Hablarle de forma cariñosa mientras le bañas para que sepa que estás ahí y se siente protegido.

12  Pasos para bañar un bebé

  1. Cuando la habitación tenga la temperatura adecuada podrás empezar a desvestirle, empezando por los piececitos y terminando por la parte superior.
  2. Introducelo muy lentamente en la bañera, lo ideal es apoyar su cabecita en la parte interna de tu antebrazo de modo que su culito quede en la palma de tu mano. En esta posición dejalo muy despacio en la bañera sin llegar a cubrir nunca la cabeza.
  3. Comienza frotando sus piececitos muy lentamente con tus manos y ve subiendo con cuidado, ten en cuenta que tu bebé apenas suda y se mancha muy poquito, un frotamiento en forma de leves caricias es más que suficiente.
  4. Es muy importante echarle agua calentita de cuello para abajo durante todo el proceso para que no se enfríe.
  5. Ten especial cuidado en limpiar los pliegues del bebé ya que pueden quedar escamas de piel o pelusas de la ropa, no necesitas frotar con mucha energía, solo abrir muy poquito los pliegues para frotar igual que en el resto de su cuerpecito.
  6. La zona genital del bebé (sea niño o niña) no precisa más limpieza que el resto del cuerpo, ten en cuenta que ya la limpias en profundidad cuando cambias el pañal.
  7. Llegado el momento de limpiar la cabecita masajea muy flojo y despacio con un poquito de jabón, el mismo que aplicaste en el cuerpo ya que su cabello es fino y delicado y todavía no necesita champú.
  8. Una vez aseadas todas las zonas del cuerpo es hora de enjuagar con agua limpia.
  9. Envuelve a tu bebé en una toalla seca de algodón nada más sacarlo de la bañera y frota su carita muy despacio para quitar el exceso de humedad.
  10. Lo mejor a continuación es tumbarlo en un lugar blando como el sofá o la cama para que estéis cómodos.
  11. Empieza por la parte alta de su cuerpo para evitar que se enfríe.
  12. Termina por las piernas y los pies que deben quedar bien secos antes de colocar los calcetines (evita poner los zapatos enseguida para no tener exceso de humedad).

¡Ya está! Habrás sobrevivido al primer baño del bebé que habrá ido de perlas y hasta tendrás ganas de que llegue el siguiente.

¡Lo más importante! Es tomarlo con calma y disfrutar. Es un momento único.

¡Descubre la tremenda utilidad del sacaleches!

Mujer sacando leche

Algunas madres dan el pecho y otras no, por los motivos que sean. En el caso de las últimas, la alimentación puede repartirse entre la pareja desde el primer momento, pero a las que dan el pecho no les queda otra: ¡su bebé depende exclusivamente de ellas!

Mujer sacando leche

Pero, ¿qué pasa cuando hay que volver al trabajo y no puedes darle el pecho todas las veces que lo necesita? ¿O cómo poder “librar” una noche para descansar o salir sin cortar con la lactancia materna? La respuesta a estas y otras preguntas es un aparato indispensable en cada hogar en el que se practica la lactancia: el sacaleches.

 

La reserva de ti misma

El sacaleches no necesita grandes descripciones más allá de su gráfico nombre: es un dispositivo para extraer la leche materna, que puede guardarse en tarros y biberones, o incluso en bolsas plásticas pensadas para congelarla.

El sacaleches es tremendamente útil porque:

  • Te ayuda a aliviar la presión de los pechos: es la mejor solución cuando sienten los pechos cargados de leche pero tu bebé duerme alegremente, o tienes que irte.
  • Apoyo con bebés prematuros o enfermos: pueden haber situaciones en las que un bebé no pueda mamar de la forma adecuada durante un periodos de varios días. Y como la producción de leche va en función de la succión que se realiza, primero el pecho se saturará de leche y luego la producción irá decayendo. Con el sacaleches evitas este problema, y tienes forma de facilitar la alimentación de tu bebé usando tu propia leche.
  • Leche de reserva: hay mil situaciones en las que una madre que da el pecho puede necesitar “saltarse una toma”: desde situaciones personales o profesionales a tener grietas en los pezones. Al poder almacenar esa leche, siempre tendrás tomas de reserva preparadas. Las calientas a la temperatura óptima (la corporal) y listo.
  • El padre puede participar: Durante la lactancia materna exclusiva el padre queda bastante en fuera de juego. Pudiendo darle a tu bebé biberones con tu propia leche y todas sus defensas, la madre puede tomarse un descanso y repartirse los despertares nocturnos con el padre sin abandonar la leche materna.
  • Facilita volver al trabajo sin renunciar a la lactancia materna: muchas madres se ven obligadas a pasar a la leche en polvo ante la imposibilidad práctica de darles el pecho una vez acaba su baja de maternidad. Con un sacaleches siempre tienes a mano una reserva para que quien cuide de tu bebé siga dándole tu leche.

 

¿Qué tipo de sacaleches elegir?

El modelo de sacaleches que escojas depende del uso que planeas darle. Si lo necesitas como “sistema de emergencia” ante imprevistos con la lactancia, te bastará con un sacaleches manual.

 

Son económicos, sencillos de montar, y se utilizan mediante bombeo manual que genera la succión sobre el pezón.

Si crees que le vas a dar un uso más habitual, entonces tu opción es un sacaleches eléctrico.

comprar sacaleches eléctrico

Existen muchos modelos diferentes que funcionan de maravilla, de forma indolora y sencilla… y verás que rápidamente se convertirán en el aliado incondicional de una lactancia materna satisfactoria y segura.

¡Hora del baño! Bañeras y hamacas para bañar a tu bebé

baño del bebé

La hora del baño con tu bebé es uno de los momentos más especiales. Las primeras veces que siente el agua cálida cubrir su cuerpo, su fascinación táctil por el medio… es una de las situaciones en las que los padres y el bebé mejor lo pasan. Siempre que la bañera sea la adecuada.

baño del bebé

¿Y cómo elegirla? ¿Escogemos bañera o hamaca? La respuesta, como en todo, es “depende”. ¡Sigue leyendo!

Cuándo escoger una bañera para bebé

Sorprende la cantidad de modelos diferentes de bañera que existen. Y todas ellas tienen su utilidad y un tipo de familia y vivienda para la que están diseñadas.

bañera de bebé

Las más habituales son bañeras con un diseño ergonómico, pensado para adaptarse al cuerpo del bebé en la posición más cómoda y práctica posible. Se ponen en el suelo de la bañera o la ducha, se llenan, y baño listo.

La contrapartida es que ocupan mucho espacio, y en viviendas pequeñas ese primer año de vida del bebé puede suponer quedar saturado de accesorios.

Para estos casos, una gran opción son las bañeras hinchables: puedes tenerla guardada plegada en un armarito sin ocupar apenas espacio, y en cuanto toca el baño, la hinchas y la utilizas.

Otro de los modelos utilizados son las bañeras de tubo. Estas bañeras se conciben de forma vertical, y están pensadas sobre todo para bebés muy pequeños, que en ese espacio adoptan una posición fetal que les resulta muy agradable. El problema con algunos de estos modelos es su limitado uso en el tiempo.

Existen además modelos de bañera para poner en el lavabo, si el grifo está lo suficientemente alto como para permitir el baño. E incluso hay algunos cambiadores que vienen con la bañera incorporada (¡aunque recomendamos siempre usarla en el baño, por las salpicadas inevitables!).

Pero no tienes por qué limitar tanto el espacio del bebé si en casa ya tienes una bañera.

 

Hamacas y sillas de baño: solución para cuando ya tienes bañera en casa

Si sólo tienes plato de ducha, no te queda otra que comprar una bañera de bebés, porque no puedes “ducharlos” sin más. Pero si sois de los afortunados que tienen bañera en casa, otra opción es comprar alguna hamaca de baño.

hamaca de baño para bebes

Estas hamacas están pensadas para que el bebé quede recostado y sujeto al realizar el baño llenando la bañera, pero dándole mucha más libertad de movimiento y adaptándose mejor a su crecimiento. También ocupan menos espacio que una bañera para bebés completa.

Por otro lado, existen también las sillas de baño, una especie de “trona” para la bañera, que puedes llenar para realizar el baño tranquilamente mientras tu bebé juega y se divierte con los colores y las formas sentado con total comodidad.

Como decíamos, la elección de un sistema u otro depende del espacio que tienes en casa, del que tienes en el baño, y de si tienes bañera o plato de ducha. Pero no te preocupes: estamos seguros de que elijas lo que elijas, ¡la hora del baño se convertirá en una de vuestras favoritas!

Lactancia materna: Todo lo que debes saber

Madre con su bebé

Curiosamente, el amamantamiento es a menudo un tema que pasa desapercibido durante el embarazo y que, sin embargo va a proporcionar al bebé casi todas sus necesidades básicas: alimento, calor, seguridad y afecto.

El bebé puede parecer una criatura compleja, pero realmente no pide mucho e, irónicamente, es el pecho de su mamá el que puede dárselo todo.

¿Qué es la lactancia materna?

La lactancia materna ha sido la forma de alimentación propia de la cría del ser humano desde hace miles de años y podría definirse como un fenómeno codificado genéticamente en nuestro ADN desde hace millones de años, que tiene lugar cuando se permite el desarrollo de vínculos entre la mamá y el bebé, esto es, la reprogramación del cerebro de la madre que la prepara para la crianza.

mujer amamantando a hijo

La lactancia materna o natural debe ser entendida como un fenómeno innato (nacemos con la capacidad de amamantar y de ser amamantados), en el que desempeña un papel fundamental al aspecto cultural, es decir, aprender a través de la transmisión de los conocimientos del arte de amamantar entre generaciones.

“La lactancia materna se convierte en los cimientos de protección de la salud, ya que proporciona nutrientes al bebé y lo protege de enfermedades que pueden poner en riesgo su vida”, afirma el jefe del Servicio Territorial de Sanidad, Casto López.

Beneficios de la lactancia materna

biberon para bebé

No solo comporta aspectos positivos para el bebé, para quien es el alimento perfecto y mejor adaptado a sus necesidades, sino también para la propia madre, su entorno y el medio ambiente.

Las propiedades y beneficios de la leche materna son objeto de constante investigación, sobre todo de cara a la promoción de la salud y prevención de problemas de salud a largo plazo. Supone una fuerte protección contra infecciones del sistema digestivo, respiratorio y unitario.

Se ha observado en numerosos estudios científicos el efecto protector de la leche materna a largo plazo a problemas tales como la dermatitis atópica, la alergia o el asma, la obesidad, la diabetes, la celiaquía, la enfermedad inflamatoria, intestinal, etc.

Además el hecho de dar el pecho también supone grandes ventajas, dado que, además de su evidente acción frente a la hemorragia en el posparto, actúa previniendo fracturas osteoporóticas en edades avanzadas así como ciertos cánceres (ovario, útero y mama) y otras enfermedades como artritis reumatoide.

Conservación de la leche materna

Además de todos los beneficios que aportan, la leche materna es muy valiosa, por ello os dejamos la directrices a elegir para la conservación de leche materna.

guardar y conservar la leche materna

  • Si te extraes pequeñas cantidades de leche materna varias veces al día, mezcla porciones de leche diferentes solo si todas las porciones se han refrigerado bien en el frigorífico. No añadas nunca leche recién extraída a leche ya enfriada.
  • No guardes la leche materna en la puerta del frigorífico, sino en la parte más fría: la zona trasera del estante de encima del compartimento de las verduras.
  • Para congelar leche materna, puedes usar biberones para leche materna o bolsas Pump & Save. No llenes los biberones ni las bolsas más de tres cuartos de su capacidad, ya que la leche se expandirá al congelarse.
  • Nunca descongeles ni calientes la leche materna congelada en el microondas ni en agua hirviendo. De este modo, evitas la pérdida de vitaminas y minerales, además de posibles quemaduras para el bebé.
  • Para conservar los componentes de la leche materna, lo mejor es descongelarla en el frigorífico durante la noche. También puedes poner el biberón o la bolsa bajo agua templada (37 °C como máximo).
  • Mueve suavemente el biberón o la bolsa Pump & Save para mezclar la grasa que se haya separado. No agites ni revuelvas la leche.

¡Y hasta aquí el artículo de hoy! Espero que te ayuden todos los consejos. ¡Hasta la próxima!

Seguridad para tu bebé: ¿Qué vigilabebés comprar?

seguridad de bebé mientras duerme

La seguridad y el bienestar de nuestros bebés es una de las preocupaciones más habituales a la hora del cuidado de los niños, por ello los padres buscan las mejores opciones para poder conocer en todo momento el estado de los más pequeños.

seguridad de bebé mientras duerme

Las tecnologías están llegando a todas las fases y momentos de nuestras vidas, por eso no es extraño que también formen parte del crecimiento de los bebés. Os vamos a contar con detalle el vigilabebés, la mejor opción que conocemos para la seguridad y sus características.

¿Qué son y para qué sirven los monitores de bebés?

La característica principal de los monitores es que te permiten estar pendiente de tu bebé sobre todo cuando duermen, ya que en muchas ocasiones lo hacen en habitaciones separadas.

Por ello muchos de estos monitores van a permitir que puedas no solo escuchar, si no también ver y vigilar a tu hijo desde otro lugar de la casa.

Otra de las opciones que tienes, es en caso de que dejes a tus hijos del cuidado de una niñera, lo puedas vigilar gracias a la cámara desde cualquier dispositivo, teniendo una seguridad plena de que mientras tú estás fuera, todo está en orden.

Te dejo por aquí el Vigilabebés más vendido en Amazon España. ¿Por algo será, no? 😀

vigilabebés más vendido

Tipos de vigilabebés

En cuanto a los tipos de vigilabebés que encontramos en el mercado hay una amplia variedad ya que han ido evolucionando con el paso del tiempo y además se tienen que ir ajustando a las necesidades de los padres.

Vigilabebés analógicos

Suelen ser los más asequibles y básicos además de muy sencillos a la hora de utilizarlos. El problema que suelen causar este tipo de monitores es que al ser menos modernos pueden causar inteferencias con otros aparatos que haya en el hogar.

Vigilabebés digitales

Actualmente son los que más imperan en el mercado, su característica fundamental es que hay teléfonos inalámbricos, y una de las ventajas es que se ahorran los problemas de interferencias o ruidos.

Dentro de los vigilabebés digitales encontramos de sonido, video, sensor de movimiento… etc.

Vigilabebés con Wifi

Estos cuentan con los últimos avances. La ventaja es que puedes conectar tu vigilabebé a la Tablet o tu móvil y poder ver las imágenes a tiempo real, teniendo una conexión muy directa con el cuidado de tu bebé.

Ten en cuenta que gracias a esta incorporación tendrás todo tipo de libertad en lo que a movimientos se refiere. ¿Interesado en comprar alguno de estos tres tipos? Puedes ver los mejores aquí.

Ventajas de tener una cámara para la vigilancia de tu bebé

Por último vamos a darte una serie de ventajas por si aún no te ha quedado claro o no te has convencido de cuales son las ventajas de tener un monitor para bebés en tu hogar.

La característica principal es que vas a poder escuchar a tu bebé siempre que quieras y sabrás cuando necesita tus cuidados inmediatos. Además como contábamos, a medida que van avanzando las tecnologías puedes mirar a tu bebé en todo momento e incluso gracias a las comunicaciones bidireccionales puedes hablar con ellos incluso estando en otra habitación.

Comparativa

Para finalizar, te dejo con un vídeo de YouTube donde podrás ver una comparativa de los mejores vigila bebés.

¡Hasta la próxima!

¿Cómo limpiar un biberón?

bebé tomando biberón

La lactancia materna es sin duda una de las mejores maneras de alimentar a tu pequeño, pero no siempre es posible, ya que en ocasiones hay que dejar de dar el pecho a tu bebe por razones saludables, tanto para él como para ti. La OMS (Organización Mundial de la Salud), contempla enfermedades como la galasectomía o la fenilcetonuria que pueden ser motivo por los que debes dejar de dar el pecho a tu bebé.

Es por ello que el uso de biberones es estrictamente necesario en algunos casos. A partir de los 6 meses, deberás de introducir agua junto a la introducción de alimentos en su dieta, algo fácil de hacer gracias al uso de biberones. Según el pediatra Jesús Garrido en respuesta a una madre en el Facebook de Peketema, informó que hay que introducir agua cuando se reduce la orina y aumentan las deposiciones de tu pequeño.

bebé tomando biberón

Por todo ello, es imprescindible el uso de biberón y la limpieza del mismo, llegando a ser una de las cosas que más preocupa a los papás. A continuación, te vamos a dar una serie de trucos para que la limpieza del mismo sea más sencilla y consigas tenerlo libre de bacterias y gérmenes. Hay varios métodos de limpieza.

Limpiarlo con agua y jabón

Es necesario limpiarlo en profundidad después de cada toma. Deberás limpiar todas las partes, el recipiente, la tetina y la tapa. Deberás evitar que se quede ningún resto de leche, para ello lo mejor es usar agua caliente y jabón líquido. Otra fórmula más sencilla, es meter el biberón en el lavavajillas.

Deberás limpiar en profundidad cada parte del mismo, insistiendo en los extremos y los bordes, que son las zonas donde se pueden almacenar más bacterias. A la hora del secado, deja que se seque bien. Es recomendable no guardar el biberón montado, ya que, si no está bien seco, puede coger bacterias. Por lo que guarda la tetilla, recipiente y tapón de forma separada.

Ventajas de comprar un esterilizador de biberones

A pesar que lavarlo con agua y jabón es una solución de limpieza fácil y buena, en ocasiones es necesario esterilizar el biberón. Es recomendable sobre todo la esterilización con esterilizadores, cuando el biberón es nuevo. Aquí tienes el detergente para biberones más vendido de Amazon.

  • Los esterilizadores utilizan vapores de agua, no deberás introducir ningún compuesto químico.
  • La inversión al comprarlos el altamente positiva.
  • Conseguirás que tu biberón salga seco, algo importante, ya que durante el proceso de secado es cuando más bacterias puede almacenar.
  • El proceso de uso es muy sencillo y suelen ser rápidos.
  • La temperatura que alcanza para la limpieza, es mucho mayor de la que tú puedas usar en un grifo o un lavavajillas, por lo que será la mejor manera de combatir esas bacterias que pueden poner en riesgo la salubridad de tu bebé.

Es sin duda la mejor manera para limpiar un biberón y asegurarte que la limpieza ha sido la que tu biberón necesita.

objetos lactancia

¿Se puede esterilizar el biberón en el microondas?

Siempre que tengas un recipiente apropiado, podrás esterilizar tus biberones en el microondas. Los encontrarás como esterilizadores de microondas y es algo parecido a una tartera o un tupper, pero adaptado para los microondas. Son muy rápidos y cómodos de utilizar. El pediatra Ernesto Sáez Pérez, advirtió que, a pesar de usar este tipo de recipientes altamente recomendables para la esterilización, antes de usarlos por primera vez es necesario tomar unas normas de higiene básicas como:

  • Lavarse las manos
  • Limpiar la superficie donde vas a colocar el esterilizador
  • Dejarlos secar bien

bebé con sus padres

Aun así, no debes obsesionarte nunca con la limpieza de tu biberón, solo deberás limpiarlo bien y disfrutar a tu bebé.

Fiebre en bebés: Cuál es su temperatura normal y cómo bajar la fiebre

como bajar fiebre en niños

La temperatura corporal es un síntoma de bienestar, es el mejor indicador para comunicar que estás en un estado óptimo de salud. Por ello comprobar que la temperatura está en su indicador adecuado, es imprescindible, principalmente en los más pequeños.

temperatura normal de un nino

 

Cuando tu hijo llora, se encuentra sonrojado, sudoroso… es necesario tomarle la temperatura corporal con un termómetro, ya que será el mejor método, para poder saber si está o no enfermo. Has de saber que tener fiebre, indica que el cuerpo está reaccionando a las enfermedades, por lo que deberás de preocuparte en su justa medida, y si es necesario preguntar a un experto.

Temperatura normal de un bebé

Existen niveles estándares de fiebre, pero para algunos niños tener una temperatura corporal mínimamente inferior o superior a los estándares es algo normal; por ello no te preocupes si ves que con asiduidad tu hijo tiene una temperatura de 35,5-37 grados (aproximadamente), es posible que su temperatura normal esté en ese número.

  • Temperatura normal; oscila entre 36-37 grados
  • Bajos indicadores de fiebre; entorno a los 38 grados
  • Niveles de fiebre moderados; entorno a los 39 grados
  • Fiebre alta: más de 39 grados.

Según el doctor Juan Casado en palabras para la revista Crecer Feliz: “Es motivo de consulta urgente, a cualquier edad, a partir de 39,5 ºC o cuando la temperatura elevada no baja con las medidas físicas y los antitérmicos o cuando se acompaña de otros síntomas, como convulsiones.”

Cómo bajar la fiebre

En la mayoría de las ocasiones, no será necesario que lleves al pequeño a urgencias, aunque siempre que lo consideres, no dudes en preguntar a tu pediatra sobre qué hacer y cómo actuar ante cualquier circunstancia.

temperatura normal de un bebe

Estos 5 consejos que te proponemos son caseros, recuerda que antes de darle cualquier medicina a tu hijo deberás consultar siempre a un profesional.

  1. Ambientar el clima donde se encuentra el niño, intentar que la temperatura en sala esté alrededor de los 20 grados. Esto provocará que la temperatura corporal disminuya.
  2. No abrigar demasiado al niño, de hecho, es aconsejable que esté ligero de ropa. Siempre que la temperatura del lugar sea la adecuada.
  3. Imprescindible evitar una deshidratación dando de beber líquidos a tu pequeño.
  4. Algunos pediatras, aconsejan darle un baño, aunque teniendo cuidando con la temperatura del agua.
  5. Poner toallas o compresas mojadas en frente, brazos o nuca.

Si a pesar de hacer todo esto no consigues que baje la temperatura a tu pequeño, deberás vigilar el tiempo de duración de la fiebre, ya que si dura más de 48h es preocupante. Comprueba que no tiene ninguna erupción en la piel y si tiene dificultades para respirar. Si algunos de estos síntomas aparecen, es mejor que acudas al pediatra para encontrar la causa de ese aumento de temperatura.

como bajar fiebre en niños

En resumen, no te alarmes: la fiebre es un indicador bueno de salud, ya que el cuerpo está reaccionando. La mayoría de las veces, no será nada preocupante, la vigilancia y la observación te ayudarán a tomar la decisión adecuada. Ante todo, siempre es mejor consultar a un profesional.

Cómo evitar los celos de tu primer hijo al tener un segundo bebé

hijos pequeños

hijos pequeños

Esperar un segundo hijo o hija puede ser tanto o más emocionante para los padres y madres como la espera del primer bebé, pero claramente es todo un proceso que se asume con mucha más tranquilidad por ser un proceso conocido y contar con una buena experiencia previa sobre cómo atender las necesidades de su bebé y todos los problemas normales que pueden presentarse.

Un segundo hijo se convierte en una gran alegría para toda la familia, pero hay que tener ciertas consideraciones que difieren de todo el proceso de tener un hijo por primera vez, y es por esta razón que te hemos preparado una serie de consejos que debes tomar en cuenta.

Debemos preparar a nuestro primogénito

En primer lugar debes tener en cuenta de que hay alguien más involucrado en todo el proceso de la espera de tu bebé, y ese es tu primogénito. De esta manera es importante que le expliquemos que pronto va a tener un hermanito o una hermanita, con toda la importancia que tiene la llegada de esta personita a su vida. Deberemos hablarle de cómo este bebé se compartirá en su compañero de juegos, en su amigo, en su apoyo, en su cómplice en la vida.

niños pequeños

Es importante que al primer hijo se le haga partícipe de todo el proceso del embarazo del segundo bebé, especialmente cuando estamos hablando de que el primero es un niño pequeño que necesita explicaciones para acomodarse a esta nueva realidad de la mejor manera. No hace falta que mantengamos en secreto todas las pruebas, visitas médicas, ecografías o compras que hagamos para el bebé.

De hecho, se nos presenta una maravillosa oportunidad para explicarle sobre la reproducción humana. Claramente según la edad podremos determinar qué tanto les contaremos, pero con que entiendan principalmente que es el fruto del amor de sus padres o madres, que nacerá, le conocerá y crecerán juntos o juntas, es más que suficiente.

Eso sí, evitemos que todas las conversaciones que tengamos con nuestra criatura presente sean sobre el bebé que estamos esperando para que no sienta que se le está desplazando. Por más grande que sea la emoción por el nuevo bebé, debemos reservar tiempo para leer, para conversar, para jugar y para pasear con nuestros hijos.

El proceso de adaptación a su nueva vida como hermano o hermana

bebe recien nacido y hermana

En caso de que el hospital o la clínica donde recibamos al bebé lo permita, es bueno que vaya a visitar y conocer a su hermanita o hermanito. Con ayuda de un adulto que se encargue de velar por la seguridad del recién nacido, podemos animar a nuestro pequeño a que acaricie al bebé o incluso a que lo coja.

Una idea excelente que podrías adoptar sería comprar un regalo que sepas que va a gustarle a tu hijo o hija mayor al momento en el que vaya a conocer al recién nacido, dándoselo y diciéndole que es un presente que le ha traído el bebé, cosa que hará que se sientan muy queridos y felices, haciendo que desde el primer momento se encariñen con la criaturita.

Es bueno que, en cosas pequeñas, involucremos a nuestros hijos o hijas mayores en el cuidado del bebé, pero si no quieren participar no hay que forzarlos. La idea es que disfruten y sientan un nivel de responsabilidad saludable.

Las rutinas diarias cambiarán, pero debemos intentar que sea algo discreto y moderado. Lo más importante es que le demos amor y atención a ambos, buscando tener paciencia y ayudarlos a adaptarse en el proceso, entiendo que en ocasiones unos ligeros celos son normales.

Los 10 mejores consejos para padres primerizos

padres paseando a recién nacido

Ser padre o madre por primera vez es una experiencia completamente emocionante y hermosa, pero al mismo tiempo surgen muchas dudas y todos queremos cumplir el mejor papel posible para hacerlo bien y ofrecerle lo mejor a nuestros hijos. Realmente se aprende con la experiencia, pero unos cuantos consejos no están de más y es por esto que te hemos preparado este post, para que te sirva como una guía en este proceso tan maravilloso:

  1. Desde el primer momento en el que estés esperando a tu bebé notarás que otras personas te darán montones de consejos, en algunos casos incluso contradictorios. Lo mejor es escucharlos pero no seguirlos como leyes invariables, sino teniendo en cuenta que tu bebé te hará saber mejor que nadie qué es lo que necesita, así que presta atención a las señales que te envía.padres cuidando bebe
  2. Siguiendo con el tema de los consejos, muchas personas te dirán que lo mejor es que no lo cojas demasiado y que es bueno dejarlo llorar un poco, pero la verdad es que a los hijos hay que darles todo el cariño y la protección que necesiten, así que cógelos tanto como quieras, que no solo disfrutarás tú sino ellos también.
  3. Lo mejor que puedes hacer para familiares y amigos conozcan al bebé es visitarlos tú a ellos que ellos a ti, porque en muchos casos las duraciones de las visitas de estas personas a tu casa no tienen un tiempo determinado por otros que no sean ellos mismos. Si vas tú a visitarlos, puedes decidir en qué momento irte.
  4. Tanto tú como cualquier otra persona que vaya a tocar a tu bebé debe lavarse muy bien las manos antes de hacerlo ya que estas transportan muchos gérmenes y patógenos que pueden ser peligrosos para una criaturita que apenas se está acomodando al mundo.higiene al tocar bebe
  5. Durante los primeros meses, y mientras te acomodas a la tarea de ser padre, lo mejor que puedes hacer es mantener todo perfectamente preparado antes de hacer cualquier cosa. En el cambiador ten todo a la mano para que no tengas que dejarlo sin supervisión ni por un segundo.
  6. Al momento de ponerlo a dormir, el modo más seguro de hacer es en la posición en la que se encuentran boca arriba con la cabeza ladeada. En términos un poco más técnicos: decúbito supino.bebe durmiendo de lado
  7. Sabemos que los padres hoy en día tienen muchas cosas que hacer y muy poco tiempo libre, pero es importante que tomes un momento para salir a la calle para que les dé aire tanto a los padres como al bebé. Esto también es excelente para hablar, distraerse, relacionarse con otros padres, y tantas cosas más.
  8. Al momento de secar a tu bebé luego de un baño es de vital importancia que laves muy bien los pliegues de su piel, incluyendo las axiles, las ingles y el cuello, y luego deberás secarlas con sumo cuidado para que no queden húmedas puesto que se pueden hacer lesiones que por nada del mundo deseas para tu bebé.
  9. Así como los adultos pueden tener horarios de sueño cambiados, la mayoría de los bebés nacen así, repitiendo patrones dentro del vientre, que van invertidos con el movimiento de quien los lleva. Para cambiar esto, es bueno que le dejes claro cuándo es el día y cuándo es la noche asegurándote de que haya la luz y el ruido correspondiente a las horas del día.
  10. No lo abrigues demasiado al salir, pero siempre lleva una prenda más. Para saber cómo está la temperatura de su cuerpo, tócale la espalda.

 

 

 

¿Qué deben saber los padres primerizos?

madre primeriza con su bebe

consejos para padres primerizos

Si estás a punto de convertirte en madre o padre por primera vez ¡enhorabuena! Estás por iniciar una de las etapas más bonitas de tu vida: la experiencia de criar a un niño es simplemente inigualable. Sin embargo, es probable que tu expectativa por convertirte en padre o madre por primera vez sea tan intensa como el sentimiento de desorientación que tienes al respecto.

La incertidumbre y la preocupación de no saber qué hacer con el pequeño que está por llegar a tu vida pueden ser muy desconcertantes. Pero no te preocupes, la mayoría de las respuestas a las preguntas que te estás haciendo llegarán a ti de la mano de tu instinto. El resto, te lo contamos.

Los cuidados de tu bebé comienzan desde el vientre

Así como lo lees: las tareas de maternidad comienzan desde el primer momento en el que detectas tu embarazo. Tu estilo de vida debe adaptarse a tu nuevo rol desde el primer momento: así, si ya estás en proceso de gestación, deberías empezar a preocuparte por mantener una alimentación adecuada, siempre siguiendo las indicaciones de tu médico especialista.

vientre de madre embarazada

Esto es muy, muy importante: sigue al pie de la letra las recomendaciones de tu médico. Si alguien sabe lo que es bueno y lo que es malo para tu bebé durante su desarrollo, es él. Obviamente abstente del uso de sustancias que podrían poner peligro a tu bebé: no vale la pena el riesgo. Sin embargo, tu dieta no es lo único que debes mantener de manera balanceada: tus emociones también tienen un impacto trascendental en tu pequeño, aún en el vientre.

Estudios han comprobado que desde el sexto mes del embarazo, la madre y su bebé establecen un vínculo emocional en el que todo lo que sientas, será reflejado en mayor o menor medida en tu pequeño. Así que ya lo sabes: embarazos felices producen bebés felices. Procura junto a tu pareja o junto a tus amigos y familiares tener un embarazo lo menos accidentado posible, tanto emocional como físicamente hablando. Tu bebé lo agradecerá.

La regla de oro de la maternidad

Han pasado ya los nueve meses de feliz gestación y ya sostuviste por primera vez a tu bebé entre tus brazos: ahora es que comienza lo bueno. Tu bebé requerirá cuidados, pero ojo, tú también. La única manera en la que podrás procurarle a tu pequeño los mejores cuidados es si no te olvidas de ti misma y te cuidas tú también. Por esto tenemos la considerada regla de oro de la maternidad: siempre que el bebé duerma, tú duermes.

No importa si la casa está sucia o quedan platos por fregar: el mayor reto al que te enfrentarás en tu nuevo rol de mamá es manejar de manera adecuada tus energías. Tu horario de sueño suele ser la primera víctima de la maternidad: a tu bebé le va a importar muy poco si es medianoche, si algo le molesta, va a llorar, por lo que no puedes esperar mantener un horario de sueño habitual.

Lo mejor será sincronizar tus horas de sueño con las de él: así siempre tendrás las baterías recargadas para atender sus necesidades. Distribuirte tareas con tu pareja o pedir ayuda a los más cercanos a ti también te ayudará a aliviar un poco la carga y descansar de cuando en cuando. No tengas miedo de pedir ayuda.

Todo el mundo tendrá algo que decir: ignóralos

Este consejo puede sonar un poco rudo y maleducado, pero es vital. El tema de la maternidad es muy extenso y admite muchas maneras: no hay un método perfecto o absoluto, pero muchos creen que sí y que es el suyo. Debes estar preparada para la avalancha de recomendaciones y consejos (aunque a veces parecerán órdenes) no solicitados que recibirás a penas se corra la voz de que serás madre primeriza.

No es que no escuches a nadie, pero debes aprender a decantar lo que es útil y lo que no. Como te hemos dicho anteriormente, tu instinto hará una buena parte del trabajo, y mientras tu bebé este sano y salvo, poco importa cómo hagas las cosas. Claro, siempre hay espacio para mejorar, y si sientes que puedes hacer algunas cosas de manera más eficiente y no sabes cómo, no tengas miedo de preguntar.Te sorprenderá darte cuenta que los mejores consejos los puedes encontrar en las personas que saben que su sabiduría solo es útil cuando es solicitada, sino, es intromisión.

Como vez, no se trata de un manual de consejos prácticos listos para llevar al campo de batalla: son lineamientos que te ayudarán a procurar una crianza armoniosa para ti y para tu bebé. Ah, y una última cosa: acepta toda la ayuda (de confianza) que te ofrezcan, lo agradecerás.